YA ERA TIEMPO: La cabina telefónica londinense convertida en pieza de museo

Cada vez hay menos, pero aún se aprecia su distintivo diseño y su color rojo en las calles del capital británica convertido en todo un icono, tanto como el Big Ben o los autobuses de dos pisos. Y cuando está por cumplir 75 años, la tradicional cabina telefónica londinense ha ganado por méritos propios su ingreso a la colección vintage del Museo del Diseño de Londres. La primera cabina telefónica de este tipo fue construida como una propuesta para la competencia que en 1924 organizó la Oficina Postal General, que buscaba un quiosco para los distritos de Londres. El diseño ganador fue de Sir Giles Gilbert Scott, por lo que a partir de 1926 las cabinas fueron distribuidas por todo Londres. Aunque el diseño original de Scott estaba construido de acero y pintado en color plata, la dependencia decidió que se fabricaran en hierro fundido y que el color fuera rojo. En 1984, a causa de la privatización del servicio telefónico de la Oficina Postal, el modelo clásico de la cabina fue reemplazado por la KX100, la cual nunca fue aceptada del todo por los usuarios británicos. Pese al disgusto generado, la cabina roja tradicional se convirtió en una especie tecnológica en peligro de extinción y algunas de ellas ahora sólo se pueden apreciar cada vez menos en Londres y más en zonas rurales, en casas particulares y ahora en la colección del Museo del Diseño londinense, ubicada en Shad Thames, el cual por cierto se mudará al antiguo edificio de la Commonwealth Institute en Kensington High Street, al oeste de Londres, en el 2014.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: