VAYA NEGOCIO: Compra un Bugatti por US$100 y lo vende por US$700.000

Hay noticias que deben ser resaltadas y esta es una de ellas. Según informa la BBC, un Bugatti Tipo 35 ,que fue comprado en 1950 por un tal Jack Perkins al precio de $100 (quien de seguro jamás imagino que 61 años mas tarde, este multiplicaría su valor y haría afortunada a su viuda). En efecto, este vehículo tenía su historia. Había corrido las legendarias 500 millas de Indianápolis en 1936 y participado en el Campeonato Nacional de carreras de Estados Unidos. Perkins disfrutó del Bugatti hasta su muerte en 1992. Ahora, su viuda gozará de los dividendos que el carro dio este sábado en una subasta en Inglaterra, donde un comprador pagó casi US$700.000 por esta antigüedad. El vehículo estaba en buenas condiciones, pues Perkins continuó haciendo carreras con él. Tras su muerte, la viuda puso el Bugatti en exhibición en el Museo del Motor en Somerset, donde permaneció hasta diciembre de 2010, cuando decidió venderlo y sacar una buena ganancia por ello, tal como efectivamente ocurrió. Como se sabe, el Buggatti tipo 35 es sin duda alguna, el modelo de coche de carreras más acertado de Bugatti, el cual incorporó el célebre radiador Bugatti en forma de arco, y es considerado por muchos como el coche de carreras más hermoso de antes de la guerra. Fue un modelo tan competitivo que participó en más de 1000 carreras. Ganó el Campeonato del Mundo de Grand Prix en 1926 tras haber ganado 351 carreras y haber conseguido 47 records en los dos años previos. En su tiempo, los Bugatti Tipo 35 obtuvieron un promedio de 14 victorias por semana. Bugatti organizó la Targa Florio como un proyecto especial para este coche, y consiguió la victoria durante cinco años consecutivos, entre 1925 y 1929. El modelo original, fue introducido en el Gran Premio de Lyon celebrado el 3 de agosto de 1924, y era la evolución del motor de 2.0 litros de 3 válvulas (1991 cc) que con el que estaba equipado el Tipo 29. Se produjeron 96 ejemplares. Este modelo disponía de un sistema eléctrico con un cojinete de bolas insólito en aquella época. Este sistema permitía al motor girar a 6000 rpm, y obtener una potencia de 90 hp. Sólidos ejes fueron utilizados en las ruedas delanteras y traseras, así como frenos de tambor en las ruedas traseras, manejados mediante cables. Las llantas de aleación eran una novedad, al igual que el eje hueco delantero para reducir el peso. También fue producida una rara versión de 1,5 litros (1494 cc). En los años siguientes aparecieron otras versiones que no superaron al original. Ahora en pleno siglo XXI vuelve a hacer noticia con la venta de un ejemplar. Esta marca está bien cotizada en las subastas. Otro Bugatti, el Monoposto 37 de 1926 se vendió por US$360.000.No obstante, un Aston Martin cabriolet del 54 fue la joya de la subasta, pues la puja alcanzó los US$975.000. El nuevo dueño del Bugatti no quiso ser identificado, aunque se especula que pueda ser algún jeque árabe o un multimillonario ruso. Lo que si es seguro es que el coche en mención estará a buen recaudo y no volvamos a saber de el.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: