¿VIVIMOS YA EN EL FUTURO? : Y yo sin darme cuenta

Vale, es de mañana, hora de levantarse y al asomarme a la ventana del edificio, no veo autos voladores, ni gente caminando vistiendo un traje especial de una sola pieza y es poco probable que use un teletransportador para ir de un lugar a otro. Tampoco podemos viajar en el tiempo a la época que queramos y que la Luna y Marte aun no han sido colonizadas por los humanos (y vaya uno a saber cuando lo será) ni disponemos de naves interplanetarias para viajar “al infinito y el mas allá”. Y es que paradójicamente estamos viviendo en una época con la que los escritores de ciencia ficción soñaban hace más de un siglo y como podéis daros cuenta, no ocurre nada de ello. Y es que los escritores del género tienen que enfrentarse al hecho de que el mundo no es precisamente como sus predecesores se lo imaginaron. Si bien las guerras no han desaparecido, tampoco vivimos en guerra absoluta en medio de una anarquía total. Mucho menos nos han invadido los alienígenas ni nos crían en tubos de ensayo, a pesar de todos los temores que genera la ingeniería genética, ni tampoco somos los esclavos de un mundo corporativo “que todo lo vigila”. El futuro imaginado en esa época resultó siendo mucho más normal de lo que pensaron los escritores de ciencia ficción. “Nadie tiene un buen historial en lo que a predecir el futuro se refiere y lanzando dardos es posible atinar”, afirmó el escritor de ciencia ficción Cory Doctorow. “Nosotros, como sociedad, no somos mejores que otras sociedades a la hora de elegir cuál futuro adoptar” agregó. Ese mundo idealizado el cual se decía que se viviría en estos tiempos ha resultado solo un sueño que difícilmente se haga realidad algún día. Por ejemplo, en el caso de los teletransportadores – que supuestamente nos serviría para llevarnos fácilmente a otros planetas – no ha pasado de ser una fantasía de “Star Trek”. Hoy los científicos apenas han podido transportar un simple fotón a 140 Kilómetros de distancia y asegura que para hacerlo con humanos pasara mucho tiempo.Y es que en realidad, lo que están haciendo los científicos al teletransportar un fotón no es moverlo, sino destruirlo en su punto de origen y volver a crear un gemelo (con toda la información del anterior) en el punto de destino. Algo muy lejano a lo que la ciencia ficción nos ha mostrado. En relación a los coches voladores, como los que aparecen en “El Quinto Elemento” ¿quien no quisiera tener uno para no pasar horas en medio de un endemoniado tráfico vehicular?. Si bien existen actualmente algunos prototipos como el Transition Roadable y el Icon, apenas están en un periodo de prueba y aún falta mucho para que estén operativos. El día que llegue a ocurrir aquello, con gusto cambiaria mi 4×4 por uno de esos modelos. Y para no alargar mas el asunto, finalmente está el caso de las maquinas del tiempo, con los cuales aparentemente podríamos ir al futuro o retroceder al pasado, es materialmente imposible hacerlo y no pasa mas allá de la imaginación afiebrada de algún escritor de fantasías .Como podéis ver, el futuro no es como lo pintan algunos, pero bueno seria que lo fuera ¿no os parece?

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: