Fujifilm FinePix X100, exquisito diseño retro y visor híbrido

La última cámara de Fujifilm va a dar mucho que hablar, y es que los japoneses siempre han demostrado ir por su camino en esto de la fotografía, por lo que de ellos podíamos esperar un desarrollo de estas características.Lo primero que llama la atención de la Fujifilm FinePix X100 es su diseño, con un aspecto mucho más retro que lo que podemos ver en otras cámaras con las que va a competir en el mercado, haciendo uso del metal en prácticamente cada elemento. Pero la innovación la encontramos en su interior, con un visor híbrido que nos permite ver la escena de forma óptica o digital.Otra de las bondades que podemos encontrar en el diseño interior de una cámara compacta como esta es la elección de un sensor CMOS tamaño APS-C y 12.3 megapíxeles. Unas dimensiones que podemos encontrar en la mayoría de cámaras réflex del mercado, lo que proporciona una mayor sensibilidad a la hora de trabajar con situaciones de poca luz. No estamos ante una cámara de objetivos intercambiables, pero la lente incorporada tiene muy buena pinta, se trata de una Fujinon fija de 23mm F/2, que casa perfectamente con la filosofía de la cámara, por las dimensiones del conjunto y por su equivalencia con los 35mm. El procesador encargado de gestionar el tratamiento de las imágenes es una nueva versión de los EXR que podemos encontrar en compactas de la firma. Una de las especificaciones destacables en la Fujifilm es la capacidad de grabar vídeo en formato 720p, la veloz ráfaga de disparo de 5 imágenes por segundo y una sensibilidad que se mueve entre los 200 y 6400 ISO. La ranura de tarjetas soporta SD/SDHC/SDXC, y las dimensiones completas: 127 × 75 × 54mm. No se han olvidado de incluir una pantalla LCD de 2.8 pulgadas (800×600 píxeles) con una densidad de puntos de 357.14 PPI, lo que representa un paso por delante de lo que podemos ver en el iPhone 4 o iPod Touch de cuarta generación, por establecer una comparación con pantallas reconocidas en el mercado de la electrónica de consumo.Y en cuanto a su precio, teniendo en cuenta que en Japón los precios son bastante más altos – ya que según la web japonesa Nikkei estaría entre los 120.000 y 150.000 yenes , estos podrían verse reducido en el resto del mundo considerablemente. Recordemos, hablamos de especulaciones Y es que según las últimas informaciones que nos llegan la cámara saldrá al mercado en marzo de 2011 a un precio cercano a los 1000 dólares, nada menos.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: