THE FLINTSTONES : Los Picapiedra cumplen 50 años en la memoria de todos

En un tiempo muy remoto, cuando los dinosaurios compartían espacio con los urbanizados cavernícolas, una familia reinaba: Los Picapiedra (The Flintstones) la cuaternaria estirpe creada por William Hanna y Joseph Barbera, cuyas aventuras en la ciudad de Piedradura (Bedrock en el original en inglés) cautivaron la imaginación del público estadounidense desde aquel 30 de septiembre de 1960, día en que la ABC propaló su primer capítulo. Nació como una comedia de situaciones basada en los contrastes: Pedro (Fred Flintstone) lleva la iniciativa mientras su vecino Pablo (Barney Rubble) será el obligado cómplice.Y serán sus sufridas esposas, Vilma y Betty, quienes terminen rescatándolos de sus fracasados intentos. Los días de Pedro Picapiedra no diferían mucho de los de cualquier trabajador estadounidense de mediados de siglo XX: ocho horas diarias de trabajo en la cantera, póker los martes con los vecinos, viernes de boliche o con la hermandad de los Búfalos Mojados. Barbacoas de brontosaurio en el jardín los sábados y, los domingos, paseos familiares en el troncomóvil. Una trascripción que intentaba ser exacta, pero en cuyas sutiles diferencias se basaba el humor característico de la serie: electrodomésticos reemplazados por animales, pájaros en cámaras fotográficas, ruedas de piedra y baile de puntillas antes de poner en marcha un troncomóvil. Ejemplos de verdaderos clásicos de la comedia. Pero no todo era gracioso. A 50 años de distancia, no deja de sorprender la temática de aquella primera serie animada de televisión enfocada en el público adulto: En “Los Picapiedra” se abordaron las angustias de la maternidad y los temores paternos, las ríspidas relaciones entre suegros y yernos, la ludopatía de Pedro, el consumismo de Vilma, el sobrepeso y, sorprendentemente, la infertilidad en el caso de los Mármol, padres adoptivos del pequeño Bam-Bam. Estuvo en el aire durante 6 años seguidos hasta su cancelación en 1966 y mantuvo por mucho tiempo su récord como la serie animada más larga en la historia de la Televisión. Si bien posteriormente hicieron algunas secuelas – e incluso películas – no se parecieron en lo absoluto al original y esa ya es otra historia.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: