Pagan más de US$ 900 mil por un Daguerrotipo del Siglo XIX

Es la que falta en mi colección. Se trata del precursor de las cámaras fotográficas comerciales, un daguerrotipo fechado en 1893 y con la excepcional firma de su inventor, el francés Jacques Daguerre (1787-1851), el cual fue subastado en Viena por 732.000 euros (US$ 903.000), todo un récord mundial. Solo existen diez ejemplares conocidos en el mundo de dicho aparato, todos conservados celosamente en los museos.Sin embargo, este fue ofrecido en subasta por un vendedor alemán anónimo, a través de la Galería Westlicht la misma que en 2007 remató uno similar -pero sin la firma de Daguerre- por 576.000 euros. El martillo cayó cuando la oferta alcanzó los 610.000 euros, a los que se agregó el 20% de impuestos para totalizar 732.000 de la moneda europea. La galería anunció que el comprador es un coleccionista internacional que prefirió permanecer en el anonimato. Como se sabe, el daguerrotipo fue el primer procedimiento fotográfico anunciado y difundido oficialmente en el año 1839 y dado a conocer en París, en la Academia de las Ciencias francesa. Esta caracterizado porque a diferencia de otros procedimientos, la imagen se forma sobre una placa de cobre plateado. Es decir, sólo es un daguerrotipo si el soporte es de ese tipo. La imagen revelada está formada por partículas microscópicas de aleación de mercurio y plata, ya que el revelado con vapores de mercurio produce amalgamas en la cara plateada de la placa. Precisamente entre sus inconvenientes estaba en que al principio los tiempos de exposición eran muy largos – entre 10 y 30 minutos con luz brillante – por ello en 1839 sólo se tomaban vistas exteriores. Además son piezas únicas, porque no permiten tirar copias al no existir un negativo apropiado. Por otro lado, los vapores de mercurio – durante del revelado – son muy perjudiciales para la salud y finalmente las imágenes resultantes son frágiles ya que no se podían tocar fuera de su estuche o caja de protección, porque se dañaban irreversiblemente, por lo que se debían conservar sin abrir los estuches. Estas fueron las razones de su escasa difusión y posterior desaparición, siendo reemplazados por otras cámaras mas “avanzadas” para su época. Hoy solo nos quedan algunas piezas, verdaderos tesoros que debemos conservar para la posteridad ¿vale?

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: