El Papel burbuja cumple medio siglo de existencia sin ningún competidor a la vista

Pocas cosas son tan útiles a la hora de hacer una mudanza o mantener a un niño entretenido durante más de media hora: el papel burbuja, uno de los materiales más cotidianos de nuestra vida diaria, acaba de cumplir 50 años sin que ningún otro invento o competidor haya logrado reemplazarlo. Como tantas otras cosas prácticas, el papel-burbuja nació por casualidad. Marc Chavannes y Al Fielding, dos ingenieros de Nueva Jersey, llevaban tiempo trabajando en un nuevo tipo de papel para empapelar paredes con plástico, pero la idea no terminaba de cuajar entre los consumidores.Los dos inventores intentaron entonces comercializar el producto como aislante para invernaderos, pero poco después encontraron casi casualmente un nuevo uso para el papel durante un viaje en avión. Mientras el aparato descendía, Chavannes reparó en que las nubes parecían servir de colchón para el avión y cayó en la cuenta de que su papel plástico con pequeñas burbujas de aire sería un excelente material de embalaje, mucho mejor que el papel de periódico que solía utilizarse en aquella época.Nacía así Sealed Air Corporation, la compañía que crearon para fabricar y comercializar el producto y que hoy factura más de 4.000 millones de dólares anuales y produce cada año papel burbuja suficiente como para cubrir la distancia entre la Tierra y la Luna. Preocupaciones ecologistas aparte -el plástico no es, precisamente, el material más biodegradable del mundo- el papel burbuja es hoy un artículo de uso casi diario y cuenta con millones de fans en todo el mundo. Desde 2001, sus más devotos seguidores celebran el “día de apreciación del papel burbuja” el último viernes de enero y en la red existen decenas de páginas web dedicadas a usos y curiosidades de este material, que cuenta también con unos 250 grupos de apoyo en Facebook.Venga ya ¿a quien no le entra las ganas de romper las bolitas uno a uno hasta no dejar ninguno? A mi si, a que te enteras.

Anuncios
  • Trackback are closed
  • Comentarios (1)
  1. No me imagino una mudanza sin plástico de burbujas… 😉

Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: