¿Alguien lamenta la desaparición de los Laserdisc ?

En la batalla entre VHS y Betamax hubo otros damnificados, entre los que se encontró el Laserdisc. Lanzado pocos años después que VHS, su vida ha sido bastante larga, pero no se puede decir que haya disfrutado de éxito comercial, especialmente en Europa, donde su presencia fue prácticamente simbólica.Como en tantas otras tecnologías, a priori sus características eran mejores que las de sus competidores, pero este no es el único punto necesario para triunfar, como estamos viendo en este especial. A pesar de todo, el Laserdisc ha sido y sigue siendo un objeto de culto para algunos, de forma similar a los discos de vinilo, con los que comparte ciertas semejanzas, la más evidente la forma y el tamaño.El Laserdisc fue un desarrollo conjunto de MCA y Philips, en la que la primera producía los discos y la segunda los reproductores. En 1972 se hizo la primera demostración de esta tecnología, que se puso a la venta a finales de 1978 en Estados Unidos con el lanzamiento de la película Tiburón. Su vida se ha extendido hasta el año 2000, cuando se comercializaron las últimas películas, entre las que se encontraba Sleepy Hollow, aunque en Japón se lanzaron algunos títulos más durante el siguiente año.La calidad del vídeo en Laserdisc era muy superior a la del VHS, con 440 líneas frente a las 240 del VHS. Además, al ser un formato óptico no requería contacto entre el lector y el disco, por lo que este no se desgastaba ni sufría deteriores, al contrario de lo que pasaba con las cintas de vídeo.A partir de la aparición de los DVD estos empezaron a reemplazar al Laserdisc, aunque, como curiosidad, Pioneer lanzó el Pioneer DVL-9, un lector que funcionaba tanto con Laserdisc como con DVD.Sin embargo y a pesar de todos sus esfuerzos , no pudo con la competencia y desapareció sin pena ni gloria. Hoy es parte de nuestros recuerdos.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: